MINUTO
EMPRESARIAL

14

sep

El derecho a opinar

El pasado miércoles por la mañana, antes de que saliera el tan esperado Plan de Ajuste Fiscal, ya nuestras ondas radiales, medios electrónicos y el mundo social, publicaban opiniones y comentarios sobre algo que todavía nadie había estudiado.

Como País nos hemos acostumbrado a reaccionar a puntos simples, fáciles de comunicar, análisis superficiales y comentarios plasmados de opiniones que, en muchas ocasiones, carecen de toda la información correcta, investigada y evaluada como debiera ser.

En conversaciones privadas entre amigos, compañeros de trabajo y familiares, aprovechamos la ocasión para reaccionar y volver a analizar todos esos comentarios a la información que nos alimentan como si fuera la verdad absoluta.

Todos debemos estar convencidos que Puerto Rico atraviesa por lo que es, probablemente, su peor momento económico y social, y que ante este desalentador cuadro en el que vivimos actualmente, debiera ser responsabilidad de todos los que habitamos en esta Isla, que tratemos de entender lo más objetivamente posible la situación del País y las propuestas que nos presentan.

Opinar no es malo. Opinar es derecho y responsabilidad de todo ser humano. Sin embargo, el Puerto Rico que deseamos y necesitamos,merece es que sí opinemos y reaccionemos a los asuntos que nos impactan, pero haciéndolo con la información correcta, ponderada y con la seriedad que el momento amerita.

NOTA: Esta y las demás columnas de esta sección fueron publicadas primero en Minuto Empresarial de la sección de negocios de El Nuevo Día todos los lunes.

Otros minutos empresariales